¿Dónde quedamos?
En el centro, como toda la vida